Logotipo de la Asociación de Mujeres La Romanela de Puerto de VegaPanorámica de Puerto de Vega donde se encuentra la roca "La Romanela" que da nombre a la Asociación
Asociación de Mujeres
"La Romanela"

Bajos antiguas escuelas
de Puerto de Vega
33790 Puerto de Vega
Asturias - España
Telf.: 646 45 38 99
» Contacto


Logotipo e-Asturias

ÚLTIMAS NOTICIAS
23/06/2016
CENA DE VERANO

06/12/2015
TALLER DE COCINA

06/12/2015
CENA DE NAVIDAD



Galería de fotos en Flickr

» Historia

BREVE RESEÑA HISTÓRICA

Santa Marina de Puerto de Vega, es el nombre de la más importante parroquia del municipio de Navia, después de la de la villa capital. Limita al N. con el mar Cantábrico, al S. con la parroquia de Villapedre, al O. con la de Piñera y al E. con el concejo de Luarca, del cual la separa el río Barayo. Tiene una extensión aproximada de tres y medio kilómetros cuadrados.

Se encuentra situada, al igual que todas las que conforman la costa occidental asturiana, sobre una rasa marítima muy batida por todos los vientos, y en su parte más septentrional posee un pequeño puerto que cierran dos salientes roquedos con los nombres de Castillo y Atalaya.

Desconocemos el momento en que Puerto de Vega se asoma al balcón de la historia, pero cabe pensar, que su más lejano antecedente fuese un castro, habitado por grupos humanos, que con el paso del tiempo y la llegada de otras culturas, fueron derivando hacia las llamadas "villaes", de las que en la zona existe, cuando menos, una mención toponímica (Vicus – Vigo).

En la Edad Media, aparece citado en la crónica de Yepes, y más tarde también lo menciona Jovellanos, la existencia de un monasterio familiar, que con el nombre de Santa Marina, era sufragáneo, como todos los de esta zona, del gran monasterio de San Juan de Corias. Ese monasterio, tras el Concilio de Trento, pasaría a ser la parroquia de Santa Marina de Puerto de Vega, y cabe suponer que ocuparía el mismo solar en que hoy se encuentra la iglesia parroquial de su nombre.

Por aquí pasaba también el camino de Santiago, como lo acreditan la malatería de Barayo, y el hospital de peregrinos de San Antonio.
En los primeros años del siglo XVII, y muy posiblemente desde tres siglos antes, llegan a esta tierra "armaxas" balleneras que procedentes de puertos vascos, usarían de éste como base para sus expediciones a la caza de la ballena, y con motivo de su presencia se firman diversos contratos balleneros. Así el 26 de octubre de 1608, se signa el primero de los que tenemos noticia, en el que se establece el pago de un ducado por cada ballena o cabrote capturado; en 1639, se rubrica un nuevo documento con Esteban de Miranda; en 1647, con Domingo López y Antonio Braque; en 1694, con José Fuertes y Antonio de Chaves; y ya en el siglo XVIII, con Pedro Trelles.

En 1589 son levantados los fortines defensivos del puerto y aledaños, iban desde el Baluarte a la Atalaya, quedando dispensados los vecinos que trabajaban en los mismos, incluso, de la asistencia a la misa dominical.

Unos pocos años más tarde (1605) cuenta la tradición oral, que es encontrada en el lugar llamado de La Friera, por unos pescadores que faenaban allí, la imagen de la Virgen, naciendo a continuación una hermosa leyenda que aun en nuestros días convoca a todos los portovegueses todos los ocho de septiembre y días posteriores ante el icono de la Virgen de la Atalaya, ubicada en la capilla que como consecuencia de su milagrosa aparición levantaron los vecinos.

Consta que a finales del siglo XVII arribaban además de balleneros a Puerto de Vega, negociantes extranjeros que generaron un importante movimiento de mercancías, siendo los más relevantes, los Lebrón y Lanza, muy especialmente D. Domingo Pérez Lebrón y Lanza, familia que en siglos anteriores había participado activamente en la colonización del Nuevo Mundo.

Entre 1737 y 1749, se levanta el nuevo templo parroquial, según nos indican las manifestaciones del atrio y del balcón delantero, con la participación de relevantes familias de la localidad, quedando ubicado en el mismo solar en que se supone se hallaba el viejo monasterio medieval. Para su decoración, se contrató al maestro escultor José Bernardo de la Meana, el cual dejó, entre otros, el magnifico trabajo que es el altar mayor, joya barroca; así, como un no menos importante medallón dedicado a la Virgen del Carmen en la capilla de su nombre, y un impresionante "Cristo Yacente" en el retablo de la Dolorosa.

El siglo XIX, trajo a la villa, y muy especialmente a su puerto, un importante trafico de mercancías que a base inicialmente de pataches de vela y más tarde de pequeños vapores darían vida y trabajo a muchas familias. Poco a poco este negocio iría desapareciendo, y como consecuencia de ello, todos estos barcos serían sustituidos por embarcaciones de pesca, que inicialmente con propulsión de vapor y, posteriormente, con motores de explosión, llegaría a nuestros días.

El final del siglo XIX y principios del XX, marcarían la gran diáspora emigratoria a América, fundamentalmente a Cuba y Puerto Rico, que unos años más tarde traería consigo importantes mejoras en el aspecto urbanístico de Puerto de Vega gracias a los capitales llegados de esas tierras, así como la construcción de magníficas casas, de las que aun hoy perduran algunos notables ejemplos, y como una consecuencia lógica, una mayor actividad laboral, que en muchos casos quedaría completada con el surgimiento de fábricas de conservas y salazones, que a lo largo del período en que funcionaron darían trabajo a más de un centenar de personas.

Hoy Puerto de Vega, es en el occidente asturiano una villa que avanza hacia el futuro, fundamentalmente en el ámbito turístico, no sólo por sus bellezas naturales, sino también, por la esplendidez de sus gentes. Gentes marineras y campesinas que conservan muchas de sus más arraigadas tradiciones ¹.


¹ FERNÁNDEZ MÉNDEZ, Diego: Las obras Pías de Tapia y Puerto de Vega, un recuerdo a Diego Páez y Juan Pérez Villamil
FUNDACIÓN AMIGOS DE LA HISTORIA: Trabajo para presentar al Premio Pueblo Ejemplar de Asturias, 1995.
ASOCIACIÓN DE MUJERES LA ROMANELA: Mujer y Trabajo. Las conserveras de Puerto de Vega, una historia por contar. Puerto de Vega 2007.

 

:: © 2007 Asociación de Mujeres "La Romanela" :: Aviso Legal :: Accesibilidad :: Mapa Web :: Desarrollado por: eDise ::